RADIO CIGÜEÑA 98,4 f.m.

"EL CINE"..., COLABORACIÓN DE LA CASA DE ANDALUCÍA DE RIVAS VACIAMADRID

cada quince días una película comentada

colaboración de la "Casa de Andalucía de Rivas Vaciamadrid"

Índice de noticias... ampliar

 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 MANCHESTER FRENTE AL MAR

Twittear


de Kenneth Lonrgan

Pérdidas y culpas

El silencioso Lee Chandler (Cassey Affleck) vive en Boston haciendo de fontanero, o de cualquier chapuza que se le ponga por delante. Es hombre solitario, impetuoso, con irresistible atracción hacia el alcohol y notables ganas de jarana tabernaria. Y nuestro hombre está triste. ¿Qué tendrá nuestro hombre? Su secreto lo averiguaremos después de recibir una llamada que le abliga a regresar a su Manchester natal porque ha muerto su hermano Joe (Kyle Chandler) y tiene que hacerse cargo de la tutoría de su adolescente sobrino Patrick (Lukas Hedges). ¡Qué cosa tan difícil es cuidar de alguien cuando no se sabe, o no se quiere, cuidarse uno mismo! La relación entre tío y sobrino discurre durante los días de duelo, entre arreglos para el funeral, papeleos, venta del barquito de Joe y decisiones sobre dónde se quedará Patrick. Y, encima, Lee tiene que apechugar con no ser bien recibido por los antiguos conocidos de Manchester. Lee tiene que hacer frente al regreso de un pasado en el que, mientras él estaba en la taberna, su hogar se incendió, perecieron sus dos niñas y conllevó la separación de su esposa Randy (Michelle Williams).

Náufrago emocional

Mediante rupturas constantes de la linealidad del argumento, Kenneth Lonergan, director y guionista, construye una oda a los sentimientos y a la complejidad de las emociones humanas. Y lo consigue no solo con la historia narrada y los diálogos sino, y es lo importante, con la construcción de las imágenes y su planificación. Y ahí están la culpa, el remordimiento, la búsqueda de castigo, la pérdida, el duelo, la pena, la tristeza… Sobre todo la tristeza de un náufrago emocional que no busca su redención. Un alma herida que parece vivir una realidad diferente a los otros y que le importa un pito ajustarse a las normas sociales.

Lonergan se apodera de los códigos del melodrama e intenta ponerlos al día, pero no consigue en el intento el esplendor que logró Todd Haynes en su “Lejos del cielo”, quizás porque su puesta en escena es en exceso naturalista y con voluntad de un minimalismo que distancia al espectador, como si se tratase de los “efectos v” brechtianos, aunque posiblemente sea ese enfriamiento sobre las pasiones expuestas lo que el director ha querido. Solo la enhebración de las imágenes con la música de Lesley Barber, o de Haendel y Albinoni, potencia el paisaje y el interior de los personajes.

Así pues buena labor la del director y guionista, aunque a veces se tiene la tentación de decirle que existen las elipsis y que unos cuantos metros menos de cinta aliviarían la sensación de aburrimiento que a veces hace presencia. 

Y si  tengo algunas dudas de que sea adecuada su nominación en los “oscar” a mejor película, guión y dirección, lo que se me hace difícil colegir es por qué Casey Affleck ha sido nominado para el “oscar” a mejor actor. Bueno…

Película difícil de seguir y descifrar.

Vicente Parra Fenollar

enlace directo al comentartio en la web de la casa de Andalucía de Rivas Vaciamadrid

Índice de comentarios anteriores... anteriores

www.radiociguena.org 

Inicio Menú

Acerca de Nosotros |Privacy Policy | Contacta con nosotros | ©2006 A.C.T.C. Radio Cigüeña